Facebook LinkedIn Mail Twitter WhatsApp

San Antonio Abad ó, en el idioma regional Sant Antoni de Portmany, es un municipio grande en el lado oeste de la isla Ibiza. El municipio consiste de la ciudad San Antonio, algunos pueblos pequeños en el interior y sobre todo muchas calas y playas, que se llenan sobre todo en verano con grandes cantidad de turistas. San Antonio tiene un puerto natural grande, que fue usado ya en tiempos de los Romanos y a que se refiere en el nombre Catalan ‘Portmany’. En este puerto llegan hoy en día los ferris desde Denia, Gandía, Valencia y Barcelona. A pesar del significado del puerto, San Antonio fue hasta el siglo XIX no mucho más que unas casas alrededor de una iglesia vieja. En el último siglo la ciudad ha empezado a crecer muy rápido, causado por el turismo y aunque la población oficial es 25.000, en realidad hay mucho más personas, sobre todo en julio y agosto.

En la ciudad la ya mencionada iglesia de San Antonio es la mayor atracción. Este edificio funcionó en el pasado también como fortaleza y torre de vigía contra los piratas. Para el amante de los animales está el acuario Cap Blanch y pare el turista joven (y no tan joven) hay grandes discotecas y muchas otras lugares de ocio. El Café del Mar tiene una de las terrazas más famosas de la isla. Desde aquella terraza podéis disfrutar de atardeceres inolvidables. En el interior resalten los campos con vides, cereales y frutales. La paz y la autenticad del paisaje forman un contraste con la ciudad y la zona de ocio moderno.

La gran atracción de esta parte de la isla forma sobre todo las calas preciosas con sus playas blancas y sus rocas. Amantes de sol y mar aciertan en la Playa de Cala Gració, Playa de Es Pouet, Playa de Es Caló des Moro, Punta Galera, Cap Blanc y Coves Blanques y sobre todo las dos playas más conocidas: la Playa de San Antonio y la Playa de Cala Salada.

Playa de San Antonio

La Playa de San Antonio es, como bien dice su nombre, la playa de la ciudad. Otro nombre para esta playa es S’Arenal. Es una playa de sólo 120 metros y en verano está lleno de gente. Los turistas pueden llegar a pie desde la ciudad y desde los hoteles y desde esta playa salen varias excursiones para turistas. El hecho que la puerto está cerca, tiene sus efectos negativos en la calidad del agua pero para viajeros que no tienen medios de transporte propios o para aquellos que quieren mirar otras personas y ser mirados es el lugar ideal. Además, como en todas las calas en este lado de la isla, da la oportunidad de ver los atardeceres en el mar.

Playa de Cala Salada

Una playa muy distinta es la Cala Salada y su hermana menor la Cala Saladeta. Estas son las playas que te imaginas cuando sueñas sobre un viaje a Ibiza. Cala íntimas con arena blanca y fina y agua turquesa, sin edificios y coches. Está claro que estas playas sufren en julio y agosto una avalancha de turistas y por eso pierden algo de su encanto pero en el resto del año son paradisíacas. Y hasta en verano puedes, si te alejas un poquito del chiringuito, encontrar un rincón agradable en estas calas.