Facebook LinkedIn Mail Twitter WhatsApp

Mijas es sin duda alguna uno de los municipios más atractivos de la Costa del Sol. Los visitantes se quedan inmediatamente prendados del ambiente del pueblo blanco pegado a la Sierra de Mijas y que no parece haber sufrido mucho del turismo de masas. Las callejuelas, las casas blancas con sus tejados de tejas, los muros y torres medievales, los rincones pintorescos, la iglesia parroquial, la Plaza de Toros excavada en las rocas, las tiendas, ermitas y parques: todo invita a un paseo por la España de antaño. O quizás a una excursión con burro-taxi, una atracción curiosa que existe desde hace mucho tiempo en Mijas.

El otro lado de Mijas lo forman las grandes urbanizaciones, que se extienden hasta la costa y que ofrecen todo lo que un turista o residente espera de un pueblo en la costa sur de España. Playas sin fin como el Bombo, la Cala, el Chaparral o Calaburras atraen en verano miles de amantes de sol y playa y ofrecen en invierno la posibilidad de un agradable paseo. Hay nada menos que nueve campos de golf donde el amante de este deporte puede disfrutar a tope. Y en grandes urbanizaciones como las Lagunas y La Cala hay todo tipo de tiendas, restaurantes y servicios.

Los amantes de naturaleza y senderismo también podrán disfrutar en Mijas. La Sierra de Mijas tiene como apodo ‘El pulmón verde de la Costa del Sol’ y la verdad es que en esa preciosa sierra hay una gran variedad de plantas y animales. Por la sierra hay siete senderos indicados, la más corta dura una hora y las más larga cinco horas.

Mijas Pueblo está a una altura de 400 metros, lo cual tiene la ventaja que en verano refresca por las noches. Es un contraste con las urbanizaciones al nivel del mar donde los veranos son más calurosos pero los inviernos también: casi siempre hace buen tiempo en Mijas.