Facebook LinkedIn Mail Twitter WhatsApp

Cuando piensas en Andalucía, piensas en sol y playa, pero también en casas blancas, calles estrechas y flores con colores alegres. Estepona ofrece todo esto y muchísimo más. El municipio está formado de un pueblo antiguo, urbanizaciones modernas, parajes montañosas y una costa de 23 kilometros. El pueblo pequero de antaño ha crecido gracias al turismo y el ayuntamiento se esfuerza mucho para que siga siendo atractivo para el turista. Las calles, edificios y plazas del pueblo se mantienen bien: las casas siempre recién pintadas y las fachadas cubiertas con macetas de flores. Cada calle tiene su propio color. No es para nada que Estepona tiene el apodo ‘El jardín de la Costa del Sol’.

 El casco antiguo de Estepona es uno de los mejores ejemplos en la Costa del Sol de un pueblo Andaluz. Muchas de las calles son peatonales y es un disfrute callejear, entrar de vez en cuando en una de las pequeñas tiendas o sentarse en una terracita. En el centro también se pueden ver 19 murales y se puede caminar una ruta poetica. El Castillo de San Luis y la Torre del Reloj del siglo XV son otras atracciones en el pueblo.

El pueblo se puede dividir en ocho barrios, cada uno con su propios características. Cada uno se merece una visita. Al lado del mar encontramos además un Paseo marítimo precioso, un puerto y un jardín de orquídeas en un edifico con una cúpula de cristal. Estepona también tiene grandes playas de arena gruesa, como la Playa del Cristo y la Playa de la Rada, con todo tipo de servicios.

Estepona es también un punto de partida para amantes de las montañas y la naturaleza. Muy cerca se encuentra la Sierra Crestallina y el parque natural Los Reales de Sierra Bermeja. Y en algo más de una hora llegas a Ronda y el paisaje espectacular que rodea esa población.